Se define envase como todo recipiente destinado a contener un alimento, con la misión de presentarlo, protegerlo y preservarlo. Los envases deben ser inertes e inocuos, es decir, no deben aportar ningún tipo de sustancia contaminante al alimento que contienen, ni reaccionar con los compuestos del alimento.
 
Normalmente en la fabricación de envases y botellas para uso alimentario se suelen respetar una serie de principios y normas que permitan que no exista ningún producto nocivo para la salud humana. Aunque cierto tipo de botellas de plástico están fabricadas con componentes como el PVC u otro tipo de resinas que pueden desprenderse al ser reutilizadas. 
 
Pueden contener pequeñas cantidades de Bisphenol A (BPA), un producto químico sintético que hace que los plásticos sean más ligeros y resistentes, y que puedan soportar mucho calor y tener resistencia eléctrica. Estos tipos de plásticos se pueden utilizar en biberones, botellas de agua pesada, CDs, y contenedores de alimentos.
 
La reutilización repetida de botellas de plástico puede provocar que estos productos químicos se escapen por las grietas y fisuras minúsculas tras un uso continuado.
 
Estudios realizados en animales han comprobado que el Bisphenol A (BPA), puede tener un efecto en el cuerpo similar al de las hormonas. Se observaron efectos negativos sobre el feto de hembras embarazadas debido a la exposición al Bisphenol A (BPA). 
 
Las crías de estos animales desarrollaban alteraciones genéticas, cáncer y alteraciones hormonales. Pero los cambios más frecuentemente ocurrían en la función tiroidea.
 
En el ser humano estos componentes pueden actuar como estrógeno en el cuerpo. Básicamente el estrógeno es una hormona de acumulación de grasa que se necesita limitar cuando se está tratando de perder peso.
 
 
Entonces, para evitar consumir estos químicos que se comportan como estrógenos se debe:
 
 Evitar beber de contenedores plásticos y tazas hechas de poli-estireno extruido (Styrofoam).
 
 Evitar calentar contenedores plásticos en el microondas y en el horno, lo cual podría soltar esos químicos parecidos a los estrógenos en tus alimentos.
 
 Evita las carnes envueltas en plásticos.
 
   Evita los alimentos enlatados que contengan trazas de BPA.
 
 
Las botellas o recipientes de plástico homologados deben llevar una etiqueta de reciclaje en cuyo interior figura un número que indica el tipo de composición del plástico utilizado, similares a las siguientes: 
 
 
 
Existen más de 100 tipos de plásticos, pero principalmente se utilizan los 7 siguientes:  
Los plásticos en los que en la etiqueta de reciclado figure un 1 NO deben reutilizarse.  
Los plásticos teóricamente más seguros para la salud son los rotulados con 2, 4 y 5 
Los plásticos marcados con el número 3 pueden desprender BPA y ftalatos. 
Si figura el número 6 (poliestireno/PS) hay que tener precaución ya que el estireno es un producto químico potencialmente tóxico que se libera cuando el recipiente de plástico se usa para guardar o calentar alimentos o líquidos a temperaturas mayores de 80º C. 
Si figura el número 7, desprende Bisfenol A (BPA) en el contenido del recipiente, por lo que, si no se desea consumir, se debe evitar completamente. 
 
Por ello, es mejor reutilizar botellas de vidrio y no botellas de plástico para envasar aunque sólo sea agua. El vidrio es uno de los materiales de envase más inocuos e inertes del mercado.