La ansiedad es una respuesta de nuestro organismo ante situaciones que generan estrés. Cuando estas situaciones de tensión, nerviosismo y ahogo se mantienen durante mucho tiempo, nos generan una mayor dificultad para resolver los problemas de forma lógica, nos provocan malestar y nos hacen sufrir.
 
La ansiedad es un fenómeno normal que actúa como un sistema de advertencia de peligro. Una vez que el peligro ha desaparecido, la ansiedad desaparece. Es una alteración emocional que afecta al sistema nervioso y que se manifiesta con nerviosismo, inquietud, intranquilidad, irritabilidad y preocupaciones constantes.
 
Los trastornos de ansiedad son los más frecuentes, un 7% de la población los padece en la actualidad. Si se trata de un nerviosismo reciente con causa externa definible y pasajera podremos aconsejar tratamiento fitoterápicos (consejo farmacéutico). Entonces será aconsejable alguna planta sedante según los síntomas acompañantes.
 
La función principal de la fitoterapia en el control del sistema nervioso se basa en usar aquellas plantas tranquilizantes y tónicas que permitan controlar la tensión, relajar la excitación y tonificar los nervios.
 
Las principales plantas sedantes utilizadas son: 
Amapola (Papaver rhoeas) : es sedante suave y antitusígena. Indicada en niños.
 
Amapola de California (Eschscholzia californica): no solo tiene una acción sedante sino que mejora la calidad del sueño.
 
Pasiflora (Passiflora incarnata): además de ser ansiolítica y espasmolítica, tiene un efecto prolongador del sueño y mejora el descanso nocturno.
 
Majuelo (Crataegus monogyna): especialmente indicada en los casos que junto con el nerviosismo aparecen palpitaciones y despertares nocturnos.
 
Lúpulo (Humulus lupulus): tiene una acción sedante, ansiolítica e inductora del sueño. Está especialmente indicado en trastornos emotivos de la menopausia. Es un buen sedante para los nervios y para calmar un exceso de deseo sexual.
 
Valeriana (Valeriana officinalis): contra cualquier tipo de trastorno nervioso y depresivo, palpitaciones, espasmos, vómitos, agotamiento nervioso, estrés... inductora del sueño, ansiolítica, espasmolítica y relajante.
 
Tila (Tila cordata): es uno de los recursos más utilizados contra el problema de los nervios. Tiene efectos sedantes y espasmolíticos suaves.
 
 
Camomila (Chamomilla recutita): acción sedante, espasmolítica y digestiva.