El resfriado común es una infección vírica del aparato respiratorio que no suele conllevar fiebre y que se manifiesta mediante un conjunto de signos y síntomas que se presentan de forma aguda: inflamación de las vías respiratorias, estornudos, tos, mucosidad abundante y dolor de cabeza moderado.
 
El resfriado común es una enfermedad leve autolimitada, es decir, salvo que aparezcan complicaciones es una enfermedad de corta duración (normalmente unos 7 días) y sigue un proceso de curación espontánea. De todos modos, en algún caso puede llegar a durar tres semanas o más.
 
Otra característica del resfriado comúnes que presenta una relación estacional, con mayor incidencia en otoño, a la mitad del invierno y en primavera.
 
Causas del resfriado: 
Un amplio porcentaje de resfriados es causado por rinovirus en diferentes variedades antigénicas, aunque hay otros virus asociados al resfriado, como los paragripals (parainfluenza), los sincicial respiratorios y los coronavirus. Parece que cada uno de estos tipos de virus está asociado a una época diferente del año ya una sintomatología de distinta gravedad.
 
 
Ahora bien, hay otros factores que pueden influir, en mayor o menor medida, en el hecho de contraer la enfermedad:
 
Cambios de temperatura: a pesar de que siempre se ha relacionado la aparición del resfriado con los cambios de temperatura (en concreto con el enfriamiento), en realidad no es un factor determinante.
 
Estrés, fatiga excesiva, alteraciones rinofaríngies.
 
 
Se ha demostrado, sin embargo, que el estado de salud y nutricional de el individuo no es determinante.
 
Finalmente, se debe tener en consideración la pertenencia a un grupo de riesgo (ancianos, embarazadas, niños, enfermos) por la posibilidad de infecciones secundarias. Por ello, ante esta situación lo más aconsejable es remitir el paciente al médico, aunque, como se verá más adelante, en determinados casos se pueden ofrecer ciertos consejos fitoterápicos y higienicodietéticos..
 
 
 
Tratamiento fitoterápico del resfriado: 
 
 
El tratamiento del resfriado combina el uso de plantas medicinales específicas para cada síntoma con una serie de medidas higiénico de carácter general.
 
En cuanto al tratamiento fitoterápico, si el paciente presenta rinorrea se recomendarán plantas medicinales mucolíticas y expectorantes; las plantas medicinales descongestivas aconsejarán cuando el paciente presente congestión nasal, y las plantas indicadas para tratar el picor y el dolor de garganta son las plantas demulcentes.
 
El tratamiento de la tos se realizará con plantas antitusivas, ya que la tos característica del resfriado es seca , no productiva. Las plantas demulcentes serán útiles para eliminar la irritación que suele estar asociada a la tos seca.
         
Asimismo, se recomienda tomar plantas antisépticas (sobre todo, antivíricas) que actúen a nivel general contra el agente causante del resfriado, y plantas inmunoestimulantes, que pueden reducir la duración del trastorno.
 
Por último, debe tenerse en cuenta que, por una parte, en algunos casos hay acciones que se solapan, es decir, una misma planta puede tener varias de las acciones que aquí se describen. Por otra parte, también puede darse el caso de acciones complicadas de diferenciar como, por ejemplo, las plantas mucolíticas y expectorantes.