El estrés, el clima, la contaminación, el tabaco y una alimentación poco equilibrada provocan una disminución de nuestras defensas naturales. Por lo tanto, la prevención deberá realizar desde varios frentes.
 
En este sentido, las medidas higiénico-dietéticas son imprescindiblespara mantener en forma el sistema de defensa.
 
A continuación conoceremos las medidas que se pueden aconsejar para prevenir resfriados y gripes.
 
La prevención de resfriados y gripes 
Las personas propensas a los resfriados y las gripes, aparte de estimular a sus defensas con tomas discontinuas de equinácea durante los meses de riesgo, deberían adoptar medidas higiénicas y dietéticas adicionales:
 
Estimular la circulación de la sangre con ejercicios aeróbicos y duchas alternas de agua caliente y fría. 
Protegerse del frío y los cambios bruscos de temperatura. 
Evitar los lugares cerrados y cargados de humo, ya que irritan las mucosas y las vuelven más sensibles a la invasión de los gérmenes.
 
Lavarse frecuentemente las manos. 
Utilizar pañuelos de papel de un solo uso. 
Asimismo, los ejercicios de relajación (como el yoga ) ayudan a mantener a raya el estrés, que a menudo es debido a la disminución de las defensas.
 
Por último, una alimentación equilibrada ayuda el sistema de defensa, por que conviene reducir el consumo de hidratos de carbono de acción rápida (por ejemplo, el azúcar y la bollería), así como el alcohol y las grasas de origen animal.